miércoles, 5 de enero de 2011

P. José Amores y Carbonell (1832-1891)

Nació en Barcelona el 19 de Mayo de 1832. Su padre era militar y renunció a su carrera para no traicionar su fe religiosa y su ideal político de monarquia conservadora.

La madre le dio un día a José cuando era niño: "Escucha un secreto, hijo mío: antes de nacer te consagré a la Santísima Virgen; así que ya lo sabes, eres más suyo que mío".

A los 12 años ingresó en el Seminario de Barcelona y cursó ahi los estudios de humanidades y teología obteniendo el doctorado en Derecho Canónico. Fue ordenado sacerdote el 16 de Febrero de 1856.

Se trasladó a Valencia para ampliar estudios y obtuvo el Doctorado en Teología. Durante algunos año se dedicó en Barcelona al ministerio parroquial, pero eso no iba con su temperamento inquieto y pidió a su obispo que lo destinara a la predicación. Era lo suyo.

Recorrió iglesias y catedrales de Cataluña, Zaragoza, Valencia y Madrid. Arrastraba y conmovía con su estilo doctrinal vehemente y persuasivo. La Reina Isabel II lo reclamó para predicar en la primera comunión de su hijo, el futuro Alfonso XII. El Papa Pío IX le nombró "Misionero Apostólico". Colaboró en la prensa con artículos de índole religiosa y apologética.

En la revolución liberal del año 1868 recibió amenazas de muerte. Salió disfrazado para Francia y durante dos años atendió religiosamente a la colonia española en Burdeos. En 1873 se fue a Marsella.

En la Iglesia del Calvario se encontró con Mons. Vidal Grandin y le confió su inquietud religiosa y su deseo de mayor perfección. Aconsejado por Mons. Grandin ingresó en el noviciado de N.D. de L`Osier. Hizo la primera profesión el 25 de Enero de 1876.

Le nombraron profesor de Derecho y Teología Moral en el escolasticado de Autum. No le iban las clases y algún tiempo después fue destinado a la Casa General en París. En ella pasó los últimos 14 años de su vida dedicado a la predicación y a la dirección espiritual. Se pasaba en el confesionario interminables horas. El más asiduo confesor del Santuario del Sagrado Corazón de Montmartre.

En Montmartre fundó la asociación de Damas del Sagrado Corazón. Más tarde, en 1888, la archicofradía del Sagrado Corazón de Montmartre que se extendió por toda Francia y por otras naciones.

Sobresalió el P. Amores, por su celo incansable, su devoción al Sagrado Corazón y a la Virgen Inmaculada, por su humildad y su rígida mortificación.

Falleció en París a los 59 años, el 5 de Enero de 1891. Hay una extensa biografía en francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario