viernes, 4 de febrero de 2011

P. Venancio Marcos Montero (1907-1978)

Ayer recordábamos el aniversario del fallecimiento de este Misionero Oblato de María Inmaculada que nació en Pino del Río (Palencia) el 3 de Marzo de 1907. Hizo el Juniorado y Noviciado en Urnieta. Después de su primera profesión fue enviado a Roma donde cursó el estudio de Filosofía y Teología. Recibió el sacerdocio en 1929 y regresó a España.

Fue durante dos años profesor en Urnieta, otros dos en el Escolasticado de Pozuelo y uno más en el Escolasticado Oblato de N.D. de Sión (Francia).

En 1935 fue nombrado director de "La Purísima" y dio un aire renovado a la publicación. En 1939, terminada la fuerra, fue destinado a la comunidad de Diego de León y allí permaneció hasta su muerte.

El P. Marcos tenía una gran personalidad:  inteligencia brillante, aguda, espíritu inquieto, comativo, polemista, una cultura extraordinaria, conversación amena, sansibilidad artística para la poesía y la música.

En 1944 comenzó sus "Charlas de Orientación Religiosa" por la radio. En este ministerio se mantuvo hasta su muerte. Era una emisión de media hora que se escuchaba con verdadera fruición por su originalidad, su estilo elegante, ameno, chispeante. Se dijo que, en algunas temporadas, los oyentes del "Padre de la radio" llegaron a cinco millones.

Publicó en prensa varias series de artículos de tema religioso-apologético que luego fueron recogidos en los libros "Cartas a los no creyentes" y "Cartas a un excéptico".

Tuvo varias apariciones en el cine. En la película "Cerca del cielo" representó el papel del protagnista encarnando al personaje del P. Anselmo Polanco, religioso agustino, obispo de Teruel y mártir de la fe en la guerra.

En la exposició de la fe católica a la que siempre se mantuvo fiel, fue considerado teólogo avanzado hasta el desarrollo del Concilio Vaticano II. En el posconcilio se manifestó abiertamente conservador.

Siempre estuvo interesado y, en momentos, apasionado, por la política en el campo nacional e internacional. Su actuación se mantuvo en el terreno intelectual y de la discusión y de cierto proselitismo.

Aunque discrepara de algunas normas y costumbres, como religioso se mantuvo observante, dócil, austero, desprendido y amante de la vida comunitaria.

En Enero se le declaró cancer de pancreas que lo arrebató en breve tiempo. Falleció en la Clínica San Camilo, el 3 de Febrero de 1978.

2 comentarios:

  1. Menudo chiflado, el tal Marcos. Un pobre enfermo mental que enloqueció a base de hacerse pajas.

    ResponderEliminar
  2. Fue un producto propio de la euforia y la desmedida de la victoria franquista. Su fundamentalismo le llevó a ahondar en la quiebra entre españoles, sembrando el odio...

    ResponderEliminar