viernes, 4 de mayo de 2012

LOS MÁRTIRES LLEGARON A MADAGASCAR

Visto en "Mártires OMI Madrid" del P. Joaquín Mártinez, omi



El P. Luis Ignacio Rois Alonso, alias Chicho, Consejero General para Europa, ha visitado las misiones oblatas en Madagascar, donde ha promovido y encontrado el interés y la devoción a nuestros Mártires beatificados en diciembre de 2011. A continuación transcribimos el correo que nos ha enviado.                     


   LOS MÁRTIRES EN MADAGASCAR 

Sabemos que nuestros mártires se preparaban para ser misioneros y soñaban anhelando el día que partirían a tierras lejanas, pero… ¿soñaron alguna vez con llegar a Madagascar? Nunca lo sabremos, lo que sí sabemos es que en Madagascar ya se habla de los mártires oblatos de Pozuelo y que no sólo son conocidos sino que son fuente de inspiración para nuestros misioneros oblatos, especialmente para los jóvenes oblatos malgaches. Madagascar, un país del que enamorarse y una misión entre los más pobres que vale la pena conocer. 
Aprovechando la visita a esta Delegación oblata de Madagascar fui invitado a presentar el testimonio de los recién beatificados mártires oblatos. Un día entero estaba reservado para todos los jóvenes en formación: 10 prenovicios, 10 novicios y 14 escolásticos, junto con sus formadores. Más tarde y aprovechando la visita a cada comunidad de Madagascar donde nuestros admirables misioneros mostraban su interés por conocer su testimonio. ¿Qué es lo que más les llamaba la atención a nuestros oblatos en Madagascar?
La oblación, ser capaces de dar la vida en testimonio de fe. En Madagascar muchos de nuestros misioneros pasan varios días visitando a las poblaciones más alejadas, allá donde hay que acceder en canoa, en moto o a pie. En zonas donde nadie se atreve a ir por los peligros de animales, la inseguridad, los riesgos de enfermedades… ellos me dijeron que el testimonio de nuestros mártires les animaba a dar su vida por la misión entre los más pobres. 
La comunidad, porque, como dijeron nuestros mártires, “cuando estamos juntos, somos fuertes”. Una comunidad que da testimonio del amor de Dios con todas las consecuencias y hasta el extremo.
La reconciliación, el perdón, tanto en el interior de la comunidad como en el momento de perdonar a sus propios verdugos.  Una reconciliación tan necesaria en una sociedad que vive desde hace unos años en una inestabilidad social y política y que necesita testimonio de personas capaces de reconciliar y perdonar, sobre todo para vivir en paz y armonía entre los 18 grupos tribales diferentes que habitan en la cuarta isla más grande del mundo…
El amor a Jesús, a María y a la Iglesia… estos y otros detalles eran los que compartían conmigo los oblatos después de nuestros encuentros. Al final de cada sesión suelo jugar con la imagen de los mártires y alguna foto de los oblatos de los distintos países que visito mostrando gráficamente que lo que los mártires hicieron ayer hoy nos toca a nosotros actualizarlo. Sí, la llamada a la santidad que pude ver cómo impactaba en nuestras jóvenes vocaciones malgachas. Ahora nuestros beatos mártires nos ayudan en este camino y nos dicen que es posible vivir esta apasionante aventura de ser santos.

Por cierto, pude comprobar cómo en alguna de las Iglesias de los oblatos de Madagascar celebraron la Beatificación y recibieron con alegría las imágenes que nuestro Postulador General, el P. Joaquín Martínez,  les había hecho llegar y recibían con devoción y agradecimiento. Sí, los sueños misioneros de los mártires se van haciendo realidad en países en los que tal vez nunca soñaron… nuestros mártires misioneros también han llegado a Madagascar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario