miércoles, 18 de julio de 2012

Un protector de los Tarsicios


¿Sabías que el beato Juan Antonio Pérez Mayo, al igual que su paisano el beato Marcelino Sánchez, en su adolescencia allá en Santa Marina del Rey, fueron “Tarsicios”, es decir, miembros de esa Asociación infantil, relacionada con la Adoración Nocturna y cuya piedad se centra en Jesús Eucaristía? Quizá por eso el Vicepresidente Nacional de los Tarsicios de Filipinas, que estaba al corriente de esto, acudió a él para que le echase una mano en un momento crucial de su vida. He aquí su testimonio:


 Soy Lloyd V. Miranda, de 29 años de edad.
Con toda humildad, quiero compartir un momento muy difícil en mi vida. Sucedió en agosto de 2011. Fue  un momento inolvidable en mi vida al haber detectado mis médicos que, a mi edad muy temprana, yo tenía “diverticulitis” . Yo experimentaba algún dolor inusual en mi espalda, pensé que era sólo eso, un dolor de espalda, pero después de algunos exámenes médicos con ultrasonidos ECG y TAC, me dijeron que la única forma de detener la continua propagación de la infección era una operación importante y me recomiendan cortar todo mi intestino. Yo por mi parte no sentí ningún pesar, sólo pronuncié en silencio una oración diciendo que no se hiciera mi voluntad, sino sólo la voluntad Dios. Después de 6 horas de operación, al abrir mis ojos, todos los médicos vinieron sonrientes  a mi encuentro para decrime que sólo habían tenido que cortar una parte de mi intestino. Nadie a mi alrededor pudo encontrar alguna explicación sobre lo que sucedió durante ese tiempo, yo lo único que recordaba era que durante la espera Juan Antonio PÉREZ MAYO tomó mis manos y me dio suficiente fuerza durante ese tiempo crucial, lo que juzgo como un gran favor celestial para con este su joven devoto. Por esto me atrevo a pedir con asombro reverente una reliquia de mi amado Juan Antonio PÉREZ MAYO y los otros mártires OMI,  quienes creo fueron los que me sostuvieron durante ese momento crucial cuando tuve que someterme a esa operación tan seria. No me puedo permitir ir en Roma debido a mi incapacidad financiera y creo no podrá negarse a concederme esta petición. Prometo venerarla y propagar su fama de santidad entre mis jóvenes compañeros, pues soy Vicepresidente Nacional Ejecutivo del Consejo Nacional de los  Tarsicios, una organización cuyo carisma principal es servir, proteger y honrar a Jesús en el Santísimo Sacramento.
     En Cristo,
     Bro.Lloyd V. Miranda
     Executive Vice President,
     National Tarcisian Council
     313 Doña Aurora St. Brgy. Poblacion Ibaba
     Angono, Rizal, Philippines 1930

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada