viernes, 7 de diciembre de 2012

Una Oblación suprema

Cuando preparaba mi tercer día de Triduo a Los Beatos Mártires Oblatos, 28 de Noviembre, abrí el ordenador, y escribí la frase que iba a ser el arranque de la homilía: "Cada Oblato esté dispuesto a dar la vida. Y si se da con derramamiento de sangre, tenemos una oblación suprema". (San Eugenio).


Aparqué mi canto a los mártires, y contemplando esta foto, me brotaron estos sentimientos que comparto con los lectores de NOSOTROS OMI.
                                                                 Como las olas se extinguen,
                                                                 se extinguió un corazón sano
                                                                 dejando estelas de luz,
                                                                 semillas, en tierra, brotando
                                                                 No murió el corazón,
                                                                 fuego ayer,
                                                                 preso hoy,
                                                                 en un frío relicario.
                                                                  Dejó de latir, sí
                                                                  un corazón solitario,
                                                                  mientras en el mundo,
                                                                  laten, impulsados
                                                                  por su fuerza,
                                                                  miles 
                                                                  de corazones Oblatos
                                                                   Arraigó la semilla, creció,
                                                                   rompió cristales,
                                                                   espolvoreando cenizas,
                                                                   en la libertad del viento,
                                                                   por tierra , desiertos y mares.
                                                                   Quise tocar, palpar,
                                                                   lo tangible,
                                                                   esponja cenicienta,
                                                                   con poros flameantes.
                                                                    Sentí calor y,
                                                                     escaparon de mis manos.
                                                                     Volaron antorchas,
                                                                      nube de luz, cabalgando libremente,
                                                                      por montañas y por llanos.
                                                                      Dejó de latir,
                                                                      un corazón derretido,
                                                                      por el calor del amor,
                                                                      dejando en pebetero,
                                                                       brasas que fueron:
                                                                       el fuego de su vida
                                                                       en su grande corazón.
                                                                       NO, NO ES SU SITIO
                                                                       EL RELICARIO.
                                                                       ES CUALQUIER RINCÓN DEL MUNDO
                                                                       DONDE TRABAJA UN OBLATO.
Y como somos familia surgida del corazón de Mazenod, permitidme pasearos unos minutos por nuestra comunidad y por nuestra parroquia para que viváis y conozcáis algo de lo nuestro para que lo unáis a lo vuestro en la  COMUNIÓN  de OBLATOS.
Somos comunidad numerosa (12) y todos nos movemos en la acción pastoral parroquial.
Como comunidad: Avanzamos al ritmo de nuestros años. Nos movemos siguiendo las pautas que nos marca el Proyecto Comunitario y el Proyecto Pastoral, ambos fundamentados en el principio de subsidiaridad. Convivimos, empeñados en el respeto a la singularidad de cada uno, con atención especial al que más necesita. El P. Martín, enfermo dependiente, vive su vida, simplemente en actitud de espera, arropado por el carño, caricias y calor de la comunidad. Sonríe, se queja, pasea, y a todo dice sí.
El Lunes, día 10 tendremos retiro. Navegaremos por las bellas y sustanciosas páginas que nos ha puesto en bandeja  Fabio Ciardi: CREYENDO, LA FE CRECE. Nuestra comunidad se identifica como comunidad abierta a otros ministerios extra-parroquiales, hospitalaria e implicada y comprometida en los detalles que la vida en común exigen para un buen y correcto caminar. En nombre de toda la Comunidad: FELIZ DÍA DE LA INMACULADA.
La parroquia, intenta ser creativa en su ser y su actuar, y dinámica en su doble dimensión: espiritual y caritativa. A más crisis, mejor respuesta, más sensibilidad con los más frágiles. Triplicar este año la recaudación en el Mercadillo Solidario, celebrado el domingo 25 de Noviembre, 9.300 euros, es un claro exponente de lo que afirmamos.
Estamos celebrando la Novena de la Inmaculada. El P. Otilio, orador detallista ,en sus homilías nos está pormenorizando la vida de María, mujer entre las mujeres de su tiempo, para luego resaltar en Ella su singularidad como Madre, esposa, elegida, virgen, inmaculada, mujer de fe.
La próxima semana abriremos las puertas a la NAVIDAD con dos actos que por sí solos hablan de que el Señor está cerca. El día 13 a las 20,30 la Coral del Colegio Jesús María nos deleitará con un exquisito repertorio de Villancicos. Y el día 15 a las 18,30 D. Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, impartirá una charla-coloquio sobre la FE con el sugerente título: "La FE en el Belén que puso Dios". Quedáis invitados.
Y por si no nos vemos, a todos: FELIZ NAVIDAD Y próspero año 2013, sobre todo en salud, entusiasmo e ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada