jueves, 7 de marzo de 2013

Ha comenzado la postmisión en San Leandro


Como nuevo Pueblo de Dios, esperando la elección del nuevo Papa, seguimos, paso a paso nuestro camino hacia la Pascua.
Nosotros, mientras subimos con esperanza la escalada cuaresmal, nos hemos sentido claramente empujados por un fuerte  viento, siempre a nuestro favor.

El pasado 14 de febrero,  enamorados   del proyecto de Misión Popular, llegaron a nosotros, como profetas anunciados y esperados, un equipo de seis misioneros (cinco Rdentoristas y nuestro hermano oblato, Rafael Martín Villanueva), para dar paso a la llamada Misión Interparroquial , en las   parroquias de San Alfonso María de Ligorio, San Gerardo María Mayela y San Leandro.
La acogida  de los “enviados” fue sencilla. Acabábamos de comenzar la Cuaresma y algo, entre nosotros, invitaba a la sobriedad, al silencio, al desierto.
Comenzaba así la Misión con el lema, ya muy visto y conocido  por todos, debido a la publicidad en la Premisión: “Vosotros sois luz en el Señor”.  
Los misioneros, muy cercanos a la gente, como los Oblatos,  nos dijeron que el “Vosotros” éramos nosotros. Nuestra tarea, ser luz en el Señor
Y comenzó la Misión.
Una primera semana de Asambleas Familiares, celebradas en la casas, donde los participantes, hablaban y compartían sobre temas elaborados previamente por los misioneros. En torno a setenta familias abrieron sus casas y se ocuparon de invitar a distintas personas para participar en las  asambleas. Pasaron del millar, los participantes.

Distintas y numerosas celebraciones y encuentros con distintos grupos, sobre diversos temas y siempre con el recurso a variados  signos y símbolos,  tan sencillos y claros como expresivos, ocuparon gran parte del tiempo, en las dos semanas de la Misión.

Y la Misión llegó a su meta, (misión cumplida, decían algunos), el domingo día  3,  y tercer domingo de Cuaresma, en una multitudinaria y solemne celebración de la Eucaristía, en el gran pabellón deportivo, SAGE (Santa Gema) colindante con nuestra parroquia de San Leandro.
Reaparecieron los signos, se multiplicaron los agradecimientos, sonaron nuevas voces con la participación de una gran coral y su orquesta, aplaudimos todos, con emoción y gratitud, y aceptamos seguir siendo luz en el Señor, como respuesta al “Envío” que el Presidente de la Asamblea proclamó  para  todos los participantes en el acto.

Mucha, mucha gente. Los mil setecientos asientos, no han sido insuficientes, decían con sana envidia, los que  gozaron de la larga celebración, de pie.
Y estrenada, ese mismo día la  Postmisión, queriendo ser luz en el Señor, seguimos caminando hacia la cumbre pascual. Feliz viaje a todos.

El cronista.omi

Algunos fotos...llegarán más:













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada