viernes, 3 de mayo de 2013

Un mes cargado de vivencias



El mes de mayo en esta nueva comunidad se abre con el día 1 de Mayo. Visita nuestro Blog
El Día 28 celebrábamos el cumpleaños de Paolo y el día 2 de mayo el cumpleaños de Joseph. 
Celebramos ambos con una salida de la comunidad a Ronda, a la que nos acompañaron las Oblatas. Pasamos un día lleno de sorpresas y con la capacidad de admiración que todavía nos caracteriza, estuvimos siendo sorprendidos por el paisaje, por el encuentro que se dio, por los diálogos tan enriquecedores que tuvimos, por el sentir que formamos parte de un mismo proyecto de vida, en el que Cristo es el centro. Así lo vivimos al final del encuentro con la celebración de la Eucaristía en el dia de S. José Obrero en la comunidad de las Oblatas. 
El mes de Mayo que para unos es el mes de las flores, y para otros el mes de las primeras comuniones será para todos un mes que significa ya el "final de las actividades" pastorales. Culmina el trabajo que durante el año hemos tenido con los niños de catequesis. Este año en total entre todas las comunidades que atendemos ascienden a unos 50 niños. Es un gozada verlos ya prepararse para ese encuentro definitivo que van a tener con el amigo con mayúsculas  Hemos sido testigos de las confidencias que sus pequeñas personas nos han hecho en la preparación de las confesiones. Hemos ido comprobando como se han ido preparando cómo podemos ir hablando con ellos y nos siguen el diálogo cuando les hablamos de Jesus, de sus milagros, de sus parábolas, de sus gestos. Gracias a los catequistas que les han ido preparando hemos sentido que las familias también se han ido interesándose mas por la parroquia, han visitado más la iglesia los domingos y han participado también de la fiesta de los cristianos, del Banquete Eucaristico para el que sus hijos ahora se preparan.
Será por tanto un mes cargado de trabajo en un sentido bien venido. Será también un mes en que tendremos templados los animos para no "exasperarnos" más de lo debido, a causa de los "añadidos que se han ido adhiriendo como algo ajeno al día feliz de la primera comunión". 
En fin un mes por otro lado en que al celebrar la fiesta de la Ascensión y la fiesta de Pentecostés reafirmaremos nuestra convicción de que el Señor se queda con nosotros para siempre y nos envía a todos los rincones a predicar y a proclamar su resurrección  También a aquellos que todavía no le conocen. Será por lo demás un mes en el que la presencia de María será una realidad tanto en nuestra vida personal, como en nuestra vida parroquial. 
Me viene a la mente ahora que muchos de nosotros tendríamos que recordar también nuestra primera comunión  La mia fue el día 24 de mayo de 1973. Ha llovido desde entonces. Recordar aquellas emociones vividas y vistas ahora en lontananza nos deben llenar de alegría y de gozo. Son tiempos que no volverán, pero permanecerán siempre en nuestro recuerdo y también en nuestro corazón agradecido. 
Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario