viernes, 12 de diciembre de 2014

Evangelización y Economía

Un binomio extraño ese de "Evangelización" y "Economía", pero real e importante.

El p. Louis Lougen, Superio General de los Misioneros Oblatos, escribía a toda la Congregación en su última Carta con ocasión de la Solemnidad de la Inmaculada:


  Louis Lougen omi

El segundo año del Trienio Oblato también nos invita a considerar nuestra vivencia del Voto de Pobreza. Hace poco pedí a un laico misionólogo cuya vida ha sido inspirada por el carisma oblato que me iluminara sobre la misión y la evangelización. Inmediatamente me dijo, “Louis, la evangelización se realizará de manera efectiva a través de vuestro voto de pobreza. Las personas que han vivido el espíritu de pobreza siempre han sido grandes evangelizadores y reformadores de la Iglesia.”

Sumergidos en una sociedad materialista, nuestros corazones están hambrientos de los artículos de consumo publicitados para estimular nuestras necesidades y engordar nuestros egos. Pidamos a Dios la gracia de abrazar una pobreza evangélica profética, para que Dios solo sea nuestro tesoro.


Traducir y actualizar estas palabras es responsabilidad de cada oblato, pero especialmente de los ecónomos que están al servicio de las comunidades.

Por eso, hoy en Pozuelo ha tenido lugar una formación para ecónomos, oblatos y oblatas. El objetivo era bien simple: aprender a gestionar mejor, con más exactitud y transparencia, los bienes al servicio de la misión.




Ecónomos, oblatos y oblatas en formación sobre economía

El p. Rafael Martín omi, vice-ecónomo provincial, ha sido el encargado de dar esta formación, no siempre fácil, con claridad y gran sentido de fraternidad.

Ojalá estas iniciativas sirvan, como pide el Superior General, para el bien de la evangelización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada