viernes, 16 de enero de 2015

3 oblatos "mediterráneos" en Indonesia... y otros más en Asia

Con el título "Asia: ¡el futuro del cristianismo se juega aquí!", comienza la comunicación que el p. Provincial, Alberto Ngemmi, y el p. Adriano Titone, procurador de misiones, comparten con nosotros.

Se trata de la crónica del encuentro con los Oblatos italianos misioneros en Tailandia, Indonesia, Corea del Sur y China. Una oportunidad para abrir los ojos y el corazón al continente que simboliza la esperanza para la misión cristiana, y donde los oblatos están cada vez más presentes.

Un largo viaje por buena parte de Asia

A continuación reproducimos los primero párrafos y dejamos el enlace para leer el escrito al completo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La visita a los Hermanos oblatos italianos de Tailandia comenzó el 17 de diciembre pasado con el vuelo Roma-Fiumicino-Doha, (Qatar), y de aquí despegamos para Bangkok, donde estaba esperándonos el Padre Domenico Rodighiero. Es él el que nos introduce en el mundo oblato de Tailandia y nos cuenta algo de la Iglesia católica y el cristianismo en este país.

Los Oblatos de Tailandia constituyen una Delegación de la Provincia de Filipinas. Son 16 miembros: 7 tailandeses, 4 filipinos, un laosiano, un francés y nuestros tres italianos: el P. Claudio Bertuccio, el P. Domenico Rodighiero y el P. Paolo Miceli.

            p. Domenico Rodighiero                    p. Paolo Miceli                         p. Claudio Bertuccio

En Sampran, cerca de Bangkok, está la casa del juniorado con 17 muchachos entre los 12 y los 18 años y el prenoviciado con 4 jóvenes.

El centro administrativo de la Delegación está en Rangsit, a pocos kilómetros de la capital. Más en general, los católicos en Tailandia son alrededor de 300.000 sobre una población que ya roza los 70 millones.

De cualquier modo, aun siendo una pequeña minoría, en un contexto religioso marcado por el Budismo, la Iglesia católica goza de una posición de gran consideración en la sociedad. La presencia oblata tomó consistencia con la llegada de algunos oblatos franceses, después de la expulsión de Laos de los misioneros extranjeros en el verano del 75, sobre todo en el Norte, que limita con Laos, donde encontraron refugio las poblaciones laosianas perseguidas por el régimen comunista.

El primer italiano en ser miembro de la Delegación ha sido el Padre Paolo Miceli en 1992. Luego, dos años después, se ha unido el Padre Claudio Bertuccio y, en el enero de 2000, el padre Domenico Rodighiero.
https://www.dropbox.com/s/w1th4agsy56zrx4/Encuerntro%20con%20los%20OMI%20de%20Asia_ESP.pdf?dl=0

No hay comentarios:

Publicar un comentario