jueves, 29 de enero de 2015

El primer oblato honorario de Venezuela

Este 25 de Enero de 2015 la Misión de Venezuela vivió una jornada importante. Se comenzó oficialmente la celebración de los 25 años de presencia oblata en Venezuela. Y aunque las bodas de plata se cumplirán exactamente en el mes de Diciembre, hemos querido adelantar y preparar la fiesta con diversas actividades.



Sr. Pedro Agustín, Oblato Honorario

Quisimos comenzar esta celebración con el reconocimiento del sr. Pedro Agustín como oblato honorario. Los oblatos solicitamos al Provincial de Mediterránea y luego al Superior General esta distinción para el primer laico venezolano, en reconocimiento a su amor por la Misión y los oblatos. El Señor Pedro Agustín Alviarez, pertenece a la parroquia de Jesús Nazareno, que nace con la llegada de los Oblatos hace 23 años. Desde entonces ha colaborado con todos los misioneros oblatos que han pasado por esa parroquia. Su asistencia y trabajo ha sido inestimable para la construcción de: la Iglesia y salones de la Purísima en S. Cristóbal, la casa del Prenoviciado  (única casa propia de los Oblatos en el país); de la renovación de  la instalación eléctrica en la catedral de Machiques, de  la Iglesia Parroquial de S. Isidro de Cachamana (Machiques) y de Iglesia Parroquial de S. Eugenio de Mazenod en Alto Viento (Machiques); de la construcción de los salones parroquiales de Sta. Bárbara de Barinas. También destacamos su disponibilidad e interés por el mantenimiento de la casa de prenoviciado.
Y junto a su trabajo generoso, siempre hemos valorado su trato sencillo y cercano con los oblatos, su testimonio de una fe a prueba de dificultades y adversidades. Su esposa la señora Zenaida, ha participado también de este amor por los oblatos, siendo durante 6 años la presidenta de la Familia Oblata de Venezuela.
Esta distinción que era principalmente de una persona concreta; sin embargo, era también una forma de destacar y valorar la colaboración de muchos laicos que durante estos 25 años nos ayudaron en el trabajo de la Misión.
Y así el domingo 25 en la principal misa de la  Purísima, la Iglesia que había ayudado a  construir, recibió la cruz oblata y el diploma de su nombramiento de manos del Superior de la Misión el P. Javier Álvarez Lodeiro. Presidió la Eucaristía Monseñor Ramiro Diáz; fue una celebración sencilla y emotiva, acompañado de su familia, de parte de los Oblatos de Venezuela, de la Familia Oblata de Venezuela y de los fieles de la parroquia. El señor Pedro, hombre alegre y de pocas palabras en público  recibió emocionado la cruz oblata, que luego colgada llevó con orgullo todo el día.
Después hubo un humilde compartir con los laicos oblatos y más tarde un almuerzo con su  familia en la casa del prenoviciado.

De esta forma hemos comenzado la celebración del 25 aniversario de la Fundación de la Misión Oblata de Venezuela.


El Sr. Pedro Agustín después de la celebración

1 comentario:

  1. ¡Qué alegría, Pedro y Zenaida, volver a veros aunque sólo sea en una foto! ¡Enhorabuena, Pedro, por este "honor" bien merecido. Os recuerdo con cariño y ahora os siento más de casa. Desde Roma, vuestro P. Joaquín

    ResponderEliminar