domingo, 12 de abril de 2015

Noticias de los oblatos honorarios de España

Ayer Nosotros OMI pudo visitar y compartir unos buenos momentos con Engracia y Javier, nuestro queridos oblatos honorarios.

Engracia con sus cerca de 92 años, se encuentra animada y nos acogió, como siempre, con una gran sonrisa en los labios. La encontramos sentada en un rincón de su casa, al lado de la ventana que domina la calle y por la que muy frecuentemente saluda a los vecinos cuando pasan. Sólo fallan las rodillas y unos dolores en la espalda, por lo demás se encuentra como una rosa.

En la charla con ella, aparecen continuamente nombres de oblatos... solamente ha compartido la vida con ellos desde los 3 años, cuando entró por primera vez en la casa oblata de Pozuelo... desde entonces, su vida y la vida de los oblatos han estado entrelazadas.

Su marido, Javier, también se encuentra bien y con salud. Alguna "gotera" también hay, pero se lleva con dignidad y buen espíritu. Con él compartimos una charla desenfadada y viendo en la TV como su equipo de fútbol acababa empatando... lástima. Cuando su mujer no conseguía acordarse del nombre de algún oblato, Javier daba con la solución enseguida. Y es que esta pareja lleva a los oblatos en la sangre.

 Engracia en su rinconcito y junto a su ventana

El detalle fue cuando, en medio de la conversación sobre como se pasa el día entre los achaques, los recuerdos y lo que sucede actualmente, Engracia se calla, mete la mano en el bolsillo y saca el rosario. "Este siempre me acompaña, de día, por la tarde, por la noche... siempre". Seguro que con tan buena compañía, la gracia de esa oración continua se derrama sobre muchos.

Desde Nosotros OMI, seguimos dando gracias a Dios por el don de la vocación de todos, pero hoy especialmente por la vocación de Engracia y Javier, Familia Oblata, Oblatos Honorarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada