viernes, 15 de mayo de 2015

Los pasos del p. Miguel Pellón omi

El pasado 7 de mayo terminaba su peregrinación por esta vida el p. Miguel Pellón omi en Buenos Aires (Argentina). El Provincial de Argentina/Chile, el p. Antonio Mariangeli omi, ha compartido estas pinceladas de la vida de este oblato.

El p. Miguel Pellón omi

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El padre Pellón nació en España el 30 de abril de 1942. Luego de realizar los estudios eclesiásticos, fue ordenado sacerdote en la congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada el 17 de diciembre de 1966. Su ministerio sacerdotal misionero, de casi 50 años, lo desarrolló en la Argentina, en distintos lugares, a saber:

Primeros pasos misioneros en Jáchal – San Juan y luego en Las Violetas – Córdoba.

En los años 70 la situación sociopolítica de Argentina obligó a Miguel a regresar a España, donde se dedicó a sacar el título de profesor de Geografía e Historia. Una crisis personal le lleva a hacer un impase en la vida religiosa y misionera por unos años. 

Pasado este tiempo de “desierto” pide ser readmitido en la Congregación y el Superior General le envía a Argentina, y recomienza en: Vinchina – La Rioja, luego pasa un tiempo en Carrodilla – Mendoza. Ya más afianzado es enviado a Oro Verde – Virrey del Pino – Bs. As. como párroco y luego de más de 7 años allí,  recibe obediencia para Aguilares – Diócesis de Concepción – Tucumán, también como párroco), terminado su ministerio en ese parroquia por más de 6 años, es enviado a Córdoba, a la comunidad de la Candelaria. Aquí comienzan los primeros síntomas de demencia moderada.

El p. Miguel en un bautizo

Sus últimos años, desde que se agravó su enfermedad, los pasó, en el Hogar San Camilo, en Córdoba, luego se lo trasladó al Hogar Bottaro, Km. 29 (ruta 3) Bs. As, y últimamente en le Hogar sacerdotal de Bs. As. en Flores C.A.B.A.

Miguel, hombre entregado a los más pobres, siempre sensible por las situaciones de injustica, educado y muy respetuoso con la gente a la que acompañaba en el ministerio. Gran cantor y liturgista. Profesor de Geografía e Historia. Muy culto en el hablar. Soñó con ver declarado mártir a Mons. Angelelli, añoraba que las iglesias tuvieran las imágenes de los santos latinoamericanos. Comunitario, amigo de las sobremesas, que amenizaba con la guitarra y el canto. Qué gusto escucharlo!

Sus últimos años, lo que hizo que fuera internado, no podía controlar esa calidad de vida que lo caracterizó siempre, pero nunca perdió el respeto a sus compañeros, su sonrisa y el trato delicado, así lo conoció en el hogar Sacerdotal, Mons. Luis Stockler, quien vive allí, y presidió la misa funeral.
Fue velado en la zona de Virrey del Pino, donde desarrolló con mucha dedicación, como párroco, un trabajo valioso en la catequesis familiar acompañado por matrimonios laicos de excelente calidad humana y cristiana, allí estaban para despedir sus restos.

Los oblatos del distrito de Bs. As, con los estudiantes de la casa juvenil, estuvieron a su lado, de modo particular en los últimos días, sin embargo el P. Riega lo visitaba semanalmente lo mismo que aquellos que íbamos a Bs. As. El P. Omar lo buscaba cada jueves para llevarlo a almorzar con Marcial y René. 

1 comentario: