viernes, 3 de julio de 2015

Congreso Internacional en Roma: El Carisma Oblato en contexto

¿Quieres conocer la fuerza y capacidad de una semilla? Ponla en la tierra y deja crecer el árbol. ¿Quieres conocer un carisma en todas sus expresiones? Déjale extenderse a través del tiempo y del espacio, que penetre en los contextos más variados, que se adapte a las diversas culturas. Así germina y se engrandece gracias al sol, al agua, al aire y a los cuidados de quienes le cultivan. 

Con estas evocadoras palabras del P. Fabio Ciardi daba comienzo el congreso titulado El carisma oblato en contexto que ha unido, vía internet, a oblatos, religiosas y laicos de todo el mundo. En concreto han sido ocho las sedes desde las que hemos podido compartir nuestras experiencias y reflexiones: Roma, Obra, Manila, Colombo, Durban, Kinshasa, San Antonio y Ciudad de México. 

Debido a las diferencias horarias, una parte del Congreso se realizaba sólo a nivel local. En nuestro caso, en Roma, nuestras sesiones han comenzado a las 7:30 de la mañana con el rezo de laudes y la Eucaristía, recordando que es el Señor quien nos ha llamado y unido bajo este hermoso carisma mazenodiano.

Eucaristía presidida por el p. Krzysztof omi superior de la comunidad de Aix-en-Provence

Posteriormente, a las 9:00h de la mañana, comenzaban las conferencias, siempre en inglés y francés, en las que hemos tratado sobre los temas más relevantes de nuestra Congregación hoy: la profundización en el carisma mediante el servicio de la comunidad de Aix y de la postulación general, la formación primera y continua, la relación con las realidades surgidas a partir del carisma (religiosas y laicos asociados) y la misión.

Hemos almorzado bastante temprano para los usos españoles, a las 12:00h del mediodía, puesto que a las 14:00h comenzaba la sesión internacional, con el fin de aunar los horarios más diversos: mientras para unos era el final del día, otros se estaban despertando. Este pequeño esfuerzo ha quedado sobradamente compensado por la alegría de sentirnos una sola familia, hijos de san Eugenio de Mazenod buscando los caminos del Espíritu para continuar la misión de llevar el Evangelio a los más abandonados.  


 Conexión internacional vía internet

Durante tres horas cada día se han podido escuchar las más diversas voces de quienes siguen cultivando el carisma oblato en todas sus expresiones. Así, desde las exposiciones más generales, hasta las más concretas que han recordado nuestra misión en algunos lugares del mundo, hemos sentido el impulso de mirar nuestra historia con agradecimiento, nuestro presente con pasión y nuestro futuro con esperanza, como ha pedido el Papa Francisco a los religiosos en este año dedicado a la Vida Consagrada y nos recordó Mons. José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación romana para la Vida religiosa, quien estuvo un día con nosotros.

Por último, no podemos dejar de mencionar la participación y aportación a este Congreso de algunos hermanos y hermanas de nuestra patria: Chicho, Joaquín, José Manuel Cicuendez, David López y Alberto por parte de los oblatos e Inma por parte de las oblatas.  

En definitiva, una experiencia de comunión que nos ha situado en continuidad con el Congreso de 1976, El carisma del Fundador hoy, y que nos sigue invitando a desarrollar toda la potencialidad de esta semilla que el Espíritu Santo ha sembrado en el Pueblo de Dios, la Iglesia, el Cuerpo místico de Cristo que le sigue haciendo presente en nuestro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario