lunes, 16 de mayo de 2016

El Padre Tomás descansa en el Señor


Reflesiones que me suscita el adiós a un verdadero Testigo delas bienaventuranzas.
En el Año de la Miseriordia, en la Vispera de la fiesta de Pentecostés.

Con gozo y alegría puedes decir, Hermano, El Espiritu del Señor esta sobre mi. Lo ha estado siempre. En los más de sesenta años de sacerdote y religioso el Señor no te ha abandonado. Creo que no es una pretension decirlo, pero en ningun momento has opacado la gracia de Dios sobre ti, desde el día que recibiste la ordenación sacerdotal. Los que se dejan guiar por el Espiritu nos dice s. Pablo esos son los hijos de Dios y tú has respondido a la invitacion del Señor. Lo dejaste todo y te dejaste guiar por ese Espíritu.
Has dejado que ese Espiritu que te consagró y que hoy te recibe sea el protagonista de tu vida y de tu ministerio sacerdotal, pues El es el que te ha hecho semejante a Cristo, identificarte con El, para que puedas actuar en su nombre y vivir en ti mismo los sentimientos que El tenía cuando fue enviado por el Padre. Tu has sido un cooperador del Salvador, has sido otro Cristo.
Esta intima comunion que has tenido y que diariamente has vivido debe expresarse tambien en el fervor de la oracion y en la coherencia de vida, en la caridad pastoral de un ministerio dirigido incansablemente a la salvación de los hermanos.

Todo esto es lo que te pedía el Señor en la ordenacion sacerdotal y que tu has vivido, y con un grado heroico a veces.

Pero la santidad no es posible sin la participacion del Espiritu Santo en nuestras vidas, pues como dice san Basilio, ninguna santidad se alcanza sino por la presencia del Espiritu Santo; y quienes lo reciben son hechos dignos.

Hay quienes piensan tambien que el sacerdote debe emplearse por entero en el bien de los demás y no ven la necesidad de prestar debida atencion a su vida espiritual y mediante la cual el sacerdote se perfecciona a si mismo; y llegan a afirmar que todo el cuidado y el esfuerzo deberían emplearse en la actividad pastoral. Eso es lo que se llama activismo o funcionalismo pastoral.

 Que pronto aparece el cansancio, la desilusión, la frustración, el ardor, la motivacion auténtica... En tí no se dio nunca la frustración y aunque aparentemente no había fruto apostolico en algunas acciones pastorales que realizaste, nunca perdiste el horizonte y siempre te mantuviste firme en tus principios, en tus convicciones. Porque la fuerza que no era tuya te mantenía alerta , te mantenía fructificando en tu vida y como testimonio ante los demás.

Tu , podemos decir, has pasado por el mundo haciendo el bien como Jesus. Atento siempre a todos los que de tí solicitaban ayuda, consuelo, escucha, preocupación. No sabías decir no, siempre tu sonrisa era identificativa de tu entrega, de tu donación a los demás. cuantas veces tenían que retirar tu comida a medio terminar porque te habias ido corriendo al sanatorio a dar los ultimos auxilios a un enfermo.



Todavia recuerdo tu sonrisa y tu mirada acogiendo a las parejas de novios a los que quitabas trabas y con un corazon de padre les recibias sin imponerles las cargas que otros colegas tuyos les imponian para realizar su matrimonio, y cuantos , me consta, matrimonios han visto salvado su hogar gracias a tu consejo, a tu escucha y a tu decision de querer que se salvara a toda costa la promesa que un dia se hicieron ante el altar.

Padre Tomas, te vamos a echar de menos. Sí muchos penitentes que acudían a tí y te tenían como su confesor habitual se van a sentir ahora huerfanos. Han perdido , hemos perdido a un padre que estaba siempre dispuesto a acoger, nunca a condenar, siempre con tu palabra de aliento, con tu silencio, con tu oración, con tu intercesion por los que más lo necesitaban.

Las puertas de tu confesionario y las puestas de tu corazon estaban siempre disponibles. No dejaste de atenderlo hasta los ultimos días de tu dilatada trayectoria como sacerdote. Pero no solo el confesionario era lugar para la confidencia. Cuantas confesiones escuchadas a la vera de la cama del enfermo, cuantas confidencias en los lugares más insospechados... Me imagino cuando un taxista te recibia en su taxi. Cuantas veces te abriría el alma ese hombre rudo y amigo de confidencias. Porque tu ministerio no se circunscribía a la parroquia que te parecía pequeña y que como decías , la parroquia es el mundo entero donde tenemos que ser servidores de todos.

Quiza lo que mas me admira de ti y que me vale para mi propio ministerio es tu disponibilidad en todo momento, ya sea por el día como por la noche o la madrugada. Nunca te escaqueaste como se dice ahora. Siempre respondiste con prontitud y con eficacia a los reclamos que recibías de tus feligreses. A ninguno le diste un no por respuesta. Nunca te vieron enfadado o malhumorado. No estaba en tí ser hosco o no accesible. Siempre esa mirada de niño travieso que sabe responder a las necesidades de aquello que los más angustiados estan buscando o esperan de una iglesia que se hace acogedora, servicial que en ningun momento quiere imponer a los demás lo que ella no es capaz de vivir o de anhelar.
A todos los que habeis tenido paciencia de llegar hasta aqui, un saludo fraterno.

P. Octaviano Vega OMI

3 comentarios:

  1. Buenas tardes.
    Ya publiqué otro comentario sobre el padre Tomás en otro blog.
    Deseo hacerlo aquí porque considero que él se lo merecía.
    Conocí al padre Tomás hace 20 años y he continuado tratandole desde entonces. Solo deseo resaltar su bondad, y amor para los demás.
    Gracias a él voy a intentar ser mejor persona.
    Gracias padre Tomás por su humildad y bellos sentimientos.
    Que su alma descanse en paz al lado de su gran jefe.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Octaviano, por este hermoso "panegírico". El "santo" se lo merecía. En Roma, además del aviso en la "baccheca" (tablón de anuncios) le hemos recordado en la oración. Personalmente ofrecí la Misa por él y me sentí conmocinado: fue mi profesor y maestro de literatura en el Juniorado y después, un buen hermamno en comunidad. Agradezco sus servicios concretos, por ejemplo en la busqueda o envío de libros. No sé como vaís a llenar tantos huecos que deja abiertos... Descansa en paz, pues en la tierra, siempre activo y servicial, no descaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias SR Joaquin. Soy la misma persona que escribí el primer comentario.Solo deseo indicarle que en relación a esa busqueda de libros que comenta, yo soy el librero de la cuesta de MOyano que muy habitualmente le vendia libros. Solía venir todos los sábados.Durante 20 años le vendí muchos muchos libros .
      Solo tengo bellos recuerdos de él y la lección permanente de humildad, bondad y amor que recibí de él.
      Que su alma descanse en paz padre Tomás-

      Eliminar