miércoles, 26 de abril de 2017

Trento: en peregrinación con los Mártires Oblatos de Laos

Queridos hermanos Oblatos y laicos asociados:

Trento nos espera, porque allí nos esperan los beatos mártires: el Padre Mario Borzaga, oriundo del mismo Trento, el catequista Paolo Thoj Xyooj, primer testigo de la fe de la etnia Hmong, y nada menos que otros quince religiosos y laicos, entre ellos cinco Oblatos de la Provincia de Francia, todos asesinados en odium fidei entre el 1954 y el 1970.

Trento nos espera. Nos espera a todos, amigos, para vivir una gran fiesta de fe y para agradecer juntos a Dios el que haya donado a la veneración de la Iglesia estos testigos del amor al Resucitado. 

Diecisiete creyentes que no aspiraban a ser héroes, sino que vivían con convicción su vocación bautismal y apostólica. Asesinados, no porque fueron incautamente al encuentro con la muerte, sino porque no abdicaron de sus responsabilidades hacia las comunidades que servían, fieles a los compromisos adquiridos ante Dios y la Iglesia por la evangelización.

Juntos, se nos invita a continuar nuestro viaje misionero, que comenzó en Vientiane, la capital de Laos, el pasado 11 de diciembre, cuando los nuestros fueron proclamados solemnemente beatos, hasta llegar el próximo sábado y domingo, 29 y 30 de abril, a la ciudad de Trento, donde el beato Borzaga nació en 1932. Trento será así en esos días el corazón de la Congregación y de nuestra Provincia, recogiendo una parte significativa de la historia misionera oblata, acontecida en Laos desde 1935 con los Oblatos franceses, a los que se unieron en 1957 los italianos, hasta 1975, año de la expulsión del país de todos los misioneros extranjeros.

En Trento estarán físicamente presentes diversos de los nuestros, quizá no tantísimos. Pero, a Trento, todos debemos “ir” y “estar presentes”, con nuestro agradecimiento en la fe y con la oración. Agradeciendo a los 17 mártires.

Invito a cada comunidad oblata y toda la Familia oblata a unirse espiritualmente en la gran celebración eucarística de acción de gracias que se celebrará en la histórica catedral de Trento, el domingo, 30 de abril, a las 15.00 horas. Nos unirá, en cualquier lugar donde hagamos fiesta, una
profunda oración de alabanza y acción de gracias, atreviéndonos a pedir al Señor, por intercesión de los mártires que celebramos, el don de las vocaciones misioneras para la Iglesia, especialmente para la de Laos, para nuestra Congregación, y para nuestra Provincia.

Por tanto, cita en Trento para todos. Para celebrar. Una celebración pascual, en el recuerdo de una historia que anima y fecunda nuestra Congregación. Y también nuestra Provincia Mediterránea, tan joven, también frágil, pero con raíces profundas, porque son evangélicas,
iluminada por tantos testigos, fieles a la Misión hasta dar la vida.

Frascati, Casa provincial, 23 de abril de 2017
II domingo de Pascua y fiesta de la Divina Misericordia

Vuestro hermano,
padre Alberto Gnemmi, omi
(Provincial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario