miércoles, 17 de mayo de 2017

Nos deja un oblato, hermano de la Congregación


Giuseppe D'Orazio, religioso, hermano de la Congregación, nos ha dejado para ir al encuentro del Padre.

Hermano de la Congregación, sí, pertenecía a la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada por sus Votos Religiosos. En ella a perseverado hasta sus 97 años, palabras mayores.

Sin embargo, la expresión "hermano de la Congregación" así entendida no rinde toda la profundidad y la riqueza que ha supuesto la vida y el testimonio de este hermano.

Tras muchísimos años en la Casa General, el hermano Giuseppe, con su don de gentes y su profunda sensibilidad espiritual, con su atención al detalle y al recuerdo, con su generosidad y cercanía, se convirtió en uno de los referentes de la Congregación. Quien haya pasado alguna vez por la Casa General recuerda al hermano Giuseppe D'Orazio.

Pocos, prácticamente ninguno, de los que hayan pasado por la Casa General se habrán quedado sin un regalo: unas pastas, una sonrisa, un consejo, una bendición apostólica, un rosario, una imagen que venerar... Tanto en el momento de la visita o, incluso utilizando diversos tipos de "mesajería", el detalle llegaba. Oblatos, religiosos y religiosas, laicos... todos eran objeto de la atención y el cariño de este "hermanos de la Congregación".

Desde Nosotros OMI, a la espera de poder publicar una reseña oficial de su vida, nos unimos a la acción de gracias por su vida entregada en perseverancia en y por la Congregación. Descanse en paz.

 El hermano Giuseppe en una de sus últimas renovaciones de Votos

El hermano Giuseppe con el Padre General y otros oblatos hermanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario