jueves, 21 de diciembre de 2017

Celebraciones de la Navidad del Grupo sociocultural y religioso de inmigranes


Hace 18 años, la Comunidad Oblata de la Parroquia Virgen Peregrina, de Madrid, movidos por la muy oblata opción por los pobres, creó el Grupo sociocultural y  religioso de inmigrantes. Grupo que aún sigue  vivo al día de hoy. Los emigrantes de nuestro grupo son todos de hispano-américa: Argentina, Perú, Ecuador, Venezuela, Uruguay, Bolivia, Honduras, Brasil, Paraguay.

El Grupo es un lugar de encuentro, un espacio abierto con la finalidad de crear momentos (los domingos por la tarde) de convivencia,  a través de talleres ocupacionales, reflexiones cristianas y eventos sociales, culturales y religiosos. Trata de dar sentido humano y cristiano a sus vidas, mantener un espíritu de fraternidad, amistad, colaboración, y  apoyo mutuo ante los problemas propios de la inmigración.( separación de la familia, soledad, paro, explotación laboral…)”.

Momento fuerte y sensible del Grupo han  sido  las celebraciones previas a la Navidad, lejos de sus seres queridos, en ambiente de   familia.

El sábado día 16 tuvimos una Cena fraterna, con motivo de la Navidad. Nos juntamos unas 30 personas. Cada uno trajo uno o varios platos típicos de su país. Adornaron el salón con motivos típicamente navideños elaborados por ellos en uno de sus  talleres de manualidades.

Cantamos villancicos y   hubo un momento de reflexión cristiana, alejándonos así  de las  clásicas cenas consumistas y  paganas de estos días.


Fue una experiencia entrañable y alegre, donde se palpaba la presencia del Espíritu del Niño Dios.

El domingo, día 17, celebramos el  Agasajo Navideño. Es una celebración típica de los países latino-americanos. A ella invitamos a amigos cercanos a los miembros del grupo. Nos juntamos unas 50 personas.


Motivados y teniendo fresca aún la experiencia de la Cena de la noche anterior, disfrutamos con una pequeña obra de teatro representada por miembros del grupo. Hubo mensajes navideños de representantes de cada País. Se entregaron diplomas a los participantes en los talleres de teatro y manualidades.  Se realizó una  rifa  con tres importantes premios y terminamos disfrutando de una chocolatada y unos bizcochos preparados con cariño.


Esperamos y deseamos que estas celebraciones hayan sido para todos un oasis en el desierto de sus vidas y una inyección de ilusión para  seguir creciendo en amistad y valores humanos y cristianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario