sábado, 27 de enero de 2018

Ecos de la Asamblea Provincial (laicos)


Recién llegados a Madrid y resonando todavía los ecos de la segunda Asamblea Provincial tras la unificación de la Provincia Mediterránea, compartir con todos vosotros unas líneas para haceros partícipes de lo vivido estos días en Roma. En primer lugar agradecer a los Oblatos la invitación a participar de este encuentro a representantes laicos de España e Italia, siendo esta una vía de comunión y crecimiento en el camino de la corresponsabilidad en la misión.

Antes del comienzo de la Asamblea hubo ocasión de visitar la Basílica de San Pedro y la Casa General. En esta última, el p. Diego Sáez y el mismo p. General, Louis Lougen, hicieron de estupendos anfitriones teniendo una auténtica peregrinación por la casa.

Tras la apertura de la Asamblea por parte del Provincial, tuvimos un rato de reunión por grupos en el que conocimos a los representantes laicos de Italia así como las diferentes estructuras y organizaciones que allí configuran el laicado Oblato

Todo el día siguiente dedicado a conocer la situación actual de la Provincia Mediterránea junto a cada una de las misiones y las delegaciones. Una generosa y detallada revisión del camino recorrido a lo largo de estos últimos 6 años de unificación. Haciéndonos partícipes de las luces y las sombras, de los objetivos conseguidos y de aquellos que todavía suponen un reto a la generosidad y al trabajo. Una revisión del pasado con la mirada puesta en el futuro, en la confianza de que el camino emprendido es un camino de crecimiento humano y espiritual, no exento de obstáculos.


Terminamos estos intensos días de asamblea con el trabajo por grupos, religiosos por un lado y laicos por otro, para hacer un análisis profundo de cada una de nuestras situaciones a la luz de las exposiciones del día anterior. Un trabajo enriquecedor, en el que tomamos conciencia de donde estamos y de lo que nos queda por recorrer. Para concluir poniendo todo en común, interpelándonos así Oblatos y laicos acerca de cómo estamos trabajando, tomando conciencia del camino que tenemos por delante, conscientes de nuestras limitaciones, pero ilusionados por seguir caminando juntos en la misión compartida. 

Han sido unos días intensos de convivencia, profundizando en el conocimiento entre todos, laicos y oblatos, españoles e italianos. Intensos en el conocimiento de la provincia y sus diversas realidades, y sobre todo intensos en espiritualidad, apoyados en las eucaristías y en la oración diaria cuidadosamente preparada y guiada a través de la meditación.

Mario Ramos (laico de la Familia Oblata)

(Fotografías tomadas de la página Facebook Missionari OMI - Provincia Mediterranea)

No hay comentarios:

Publicar un comentario