martes, 3 de noviembre de 2015

¿Cómo describir el Congreso Anual de la Procura?

Intentar describir lo vivido en estos dos días es algo tan difícil como intentar describir el amor de tu familia.

Empezamos el viernes 23 de Octubre llegando a Roma y disfrutando de una hermosa ciudad y de una fantástica compañía. El sol nos sonreía y la temperatura primaveral nos permitió perdernos por las encantadoras calles de la ciudad.   

El p. Adriano Titone director de la Procura de Misiones en una presentación

A la mañana siguiente empezaba la verdadera experiencia de este viaje.  En el desayuno me reencontraba con mi familia italiana y mis compañeras comprobaban lo que es formar parte de esta gran Familia Oblata de la Provincia Mediterránea.

Tras la presentación de los proyectos, su consecución y animación nos dimos cuenta que Italia está  jugando en la Champion y España se encuentra en 3ª Regional. Raquel tomaba notas y encajaba todas las piezas del rompecabezas que conocía pero no había visto. Teresa y Kity comprobaban la magnificencia de las misiones oblatas y su cercanía. Pero cuando nos llegó el turno a España nos aplaudieron, apoyaron, nos dieron las gracias por nuestro compartir, por nuestras animaciones, por nuestra hermandad con las misiones, por  estar allí con ellos…..

La noche termino con sabor español. Primero compartiendo el viaje misionero 2015 a Uruguay y luego Fernando, escolástico uruguayo, junto con sus hermanos de formación, dieron música a un sentimiento tan grande e imparable que sólo con  la música se podía vivir. 

La cantera misionera a todos los niveles está asegurada; los escolásticos son todos verdaderos discípulos de Cristo siguiendo los pasos de San Eugenio.

Con este ambiente….¿Cómo podíamos irnos a dormir? 

Además se había producido el reencuentro de las seis compañeras de viaje, volvieron las confidencias al oído, los abrazos, las risas, el compartir…..en resumen el amor por la misión.

El domingo descubrimos las muchas ventajas que tiene jugar en tercera regional. El ser pequeños nos permite tener una cercanía directa con los proyectos y con todas las personas involucradas. Nos permite una fraternidad entre comunidades que da origen a un conocimiento de la personas de la Familia Oblata. Nos permite llevar objetos de las misiones a las misiones españolas. 

Así terminó nuestro viaje, haciendo de "pequeñas contrabandistas" para pasar objetos en la maleta, y con el apoyo y cariño de toda nuestra familia italiana que pronto deseamos volver a ver.

Mientras, siempre unidos en la oración; la oración de la Provincia Mediterránea.

Mercedes            

No hay comentarios:

Publicar un comentario