Ir al contenido principal

Entradas

Formación permanente de la primera Franja

Nuestras Constituciones y Reglas nos recuerdan que « Dios sigue actuando en el mundo y su Palabra, fuente de vida, transforma a la humanidad para hacer de ella su Pueblo. Los Oblatos, instrumentos de la Palabra, deben  permanecer abiertos y flexibles; deben apren der a hacer frente a nuevas necesidades y a  buscar soluciones a nuevos problemas». Para ayudarnos a vivir este propósito, los oblatos menores de 45 años se han juntado en nuestra casa de Florencia durante una semana. Juntos, en un ambiente de fraternidad, estudio y oración, han reflexionado sobre la acción de Dios en sus vidas y sobre su labor pastoral. No faltaron momentos de distensión y alegría, que nos recuerdan que nuestro Señor se hace presente en lo cotidiano y lo sencillo, para que hagamos de todos los momentos de nuestra vida una alabanza de su gloria. Le damos gracias por estos días y por estos hermanos, pidiendo a nuestro Dios que los siga bendiciendo para saber responder a las necesidades de la Iglesia y del mundo
Entradas recientes

Décimo aniversario de la beatificación de los mártires oblatos de España

  La octava de Navidad está marcada, curiosamente, por la celebración de la memoria de varios mártires, empezando por el primero de ellos: San Esteban. Esto nos recuerda la fuerza y la seriedad de nuestra fe, que no puede quedar reducida a un mero sentimiento pasajero, sino que ha de impregnar la vida. Hace diez años, el 17 de diciembre de 2011, la Iglesia beatificó a los 22 mártires oblatos, asesinados en el año 36 a causa de su fe, junto al laico Cándido Castán. De este modo, a los que nos sentimos llamados a vivir este carisma, se nos presentan de un modo especial como testigos y compañeros de camino.   Para dar gracias a Dios por este don, la Familia oblata se dio cita en el camposanto de Paracuellos del Jarama el pasado sábado 18 de diciembre.  Juntos recorrimos el camino que llevó a nuestros mártires hasta el lugar donde fueron fusilados perdonando a sus verdugos, como forma perfecta de imitación de nuestro Señor Jesucristo.  No se nos ocurrió mejor forma de hacerlo que mediante

Reunión de zona del Territorio español

  El pasado lunes 20 de diciembre, después de casi dos años, los oblatos del Territorio español pudimos juntarnos nuevamente en lo que conocemos como reuniones de Zona. Con este nombre designamos una pequeña estructura formada por comunidades oblatas que están cerca geográficamente.  En nuestro caso, aunque la comunidad de Málaga queda lejos, la Zona la formamos todos los oblatos que vivimos y hacemos pastoral en España.  Estos encuentros son un momento de fraternidad, donde orar, reflexionar, formarnos e informarnos y, sobre todo, de vivir el testamento del Fundador: «entre vosotros la caridad, la caridad, la caridad... y fuera el celo por la salvación de las almas». Como siempre ha reinado en este día el buen ambiente y la alegría de encontrarnos de nuevo, fraternamente acogidos en la comunidad de Diego de León para poder ver a nuestros mayores. Como las circunstancias actuales nos han enseñado a tener nuevos tipos de presencia conocidas como virtuales, no desaprovechamos la ocasión

Conocemos a otro misionero

  Este mes de diciembre hemos conocido a otro oblato, el P. Roger Hallé, misionero en Cuba. De origen estadounidense, este joven de 85 años sigue manteniendo la ilusión por anunciar el Evangelio aunque para ello tenga que recorrer ida y vuelta el océano Atlántico, desde Boston a Madrid, para luego volver a La Habana. Son nuevos tiempos estos del COVID, pero cuando hay deseo de responder a la llamada del Señor cualquier camino puede parecer corto.  En su paseo por Madrid, ciudad que visitaba por primera vez en su vida, pudo disfrutar de una bella puesta de sol que nos alienta a mantener la esperanza, virtud propia de este tiempo de Adviento y tan necesaria en algunos lugares del mundo, como aquel al que él se dirige. Damos gracias al Señor por haberle conocido y le tendremos presente en nuestras oraciones, rogando a nuestros mártires, a los que él tiene devoción, le den fortaleza para vivir las palabras de san Eugenio: ¡qué inmenso campo se les abre! 

Celebración de la Inmaculada

  Cada ocho de diciembre, nuestra querida Congregación celebra con solemnidad, sencillez y alegría el día de la Inmaculada concepción de María, nuestra Patrona, como nos recuerda nuestra Constitución número 10. En un ambiente de familia, desde nuestra Casa Provincial hasta nuestras Misiones, los oblatos de la Provincia Mediterránea hemos festejado y renovado nuestra consagración religiosa, ofreciendo a Dios mediante nuestra Madre María nuestra vida y nuestros esfuerzos por extender el Evangelio. Rodeados por tantos laicos que nos estiman y colaboran con nosotros, hemos compartido un año más, como Familia Oblata, nuestra especial devoción a esta advocación mariana. Y lo hemos hecho en un contexto especial, cuando se cumplen diez años de la beatificación de los Mártires Oblatos de España, acontecimiento que celebraremos el próximo 18 de diciembre en el camposanto de Paracuellos del Jarama. Damos gracias a Dios por habernos regalado esta hermosa vocación que nos une en comunidades cada ve