jueves, 1 de marzo de 2012

Poesía del P. Gregorio Iriarte, omi

FLOR DEL RECUERDO

Sin cruz, sin tumba, sin nombre.
¡Oblatos de Paracuellos…!

El río que os vio morir
aún llora vuestro recuerdo
y acaricia, lame y besa
la tierra que a vuestros cuerpos
dio lugar en su regazo…
Al pasar por Paracuellos
tiene en su encanto el Jarama
un no sé qué de misterios,
en victorias y en luceros.

Jarama, guardia perenne
de tantos hermanos nuestros,
si algún día entre tus ondas
sientes el calor de un beso,
será el que yo confiara
a un solitario arroyuelo
para que a ti te lo diese;
tú, al pasar por Paracuellos,
lo dejarás desprendido
al borde del cementerio;
él será de los Oblatos
símbolo de amor eterno.
Y tú, Jarama, testigo
de que aún se guarda en mi pecho
entre amores y esperanzas
la flor blanca del recuerdo.
G. Iriarte, o.m.i.

No hay comentarios:

Publicar un comentario