miércoles, 23 de noviembre de 2011

P. Angel Fernandez OMI (1939 - 2011)


Queridos hermanos y Amigos.

Después de 50 días hospitalizado en el Hospital Regional de la ciudad de Antofagasta, el Padre Ángel Fernández OMI, ha fallecido, hoy 22 de noviembre a la 20:15. Hrs.

El 30 de septiembre habría ingresado al recinto de salud por un doble paro cardiaco.

Desde esa fecha ha sido un duro camino que hubo que transitar. No sólo se complicó el sistema cardiaco que se volvió a repetir con un nuevo paro cardiaco el día 9 de noviembre sino que también se generó una problemática con los pulmones: pleuresía, líquido en los pulmones. Con todo este tiempo inactivo se les fueron fatigando los músculos. No tenía fuerza para que los pulmones funcionaran por sí solos. Le conectaron al ventilador. Después de 15 días le hicieron la traqueostomía para facilitarle el trabajo de los pulmones y la respiración. Sin embargo todo fue en vano.

La causa de su muerte “falla múltiple orgánica” Es decir todos sus órganos se descompensaron.


Datos biográficos de P. Ángel Fernández

El P. Ángel Fernández nació en Quintana de la Peña, diócesis de León, España, el de marzo de 1939. Hizo su primera profesión religiosa en el Noviciado Oblato de Hernaní, el 25 de julio de 1956 y su oblación perpetua en el Escolasticado de Pozuelo el 25 de julio de 1960. Fue ordenado sacerdote el 2 de septiembre de 1962. El año 1963 recibe su obediencia para la Viceprovincia de España. Fue nombrado vicario en la Parroquia oblata Nuestra Señora del Carmen, Villa Cisneros, Sahara Occidental Español y después párroco de la Misión del Aaiun. En 1975 fue destinado a la Misión Oblata de Chile, siendo vicario co-fundador con los padres Argimiro Aláez y Alfonso Rueda, de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, en Antofagasta. Ha sido nombrado asesor diocesano de los Cursillos de Cristiandad. En 1980 fue encargado del Santuario Oblato de Nuestra Señora de Lourdes de Cavancha, Iquique, fundador del Departamento de Pastoral Obrera en la diócesis de Iquique y director coordinador de la atención a los detenidos políticos.

En 1985 fue nombrado vicario de la parroquia oblata Santa Cristina, Santiago y profesor en el Centro de Formación Social (CEFOSO),. En 1986 fue nombrado vicario en la parroquia oblata la Ascensión del Señor, en la población San Rafael y responsable de la capilla San Ricardo, sin dejar su trabajo de formación bíblica y social del laicado obrero. En 1992, cuando los Oblatos entregaron al a nuevo Obispado de San Bernardo, sus parroquias de la Ascensión del Señor,, Nuestra Señora de la Reconciliación, y la capilla San Ricardo, el Padre Ángel fue nombrado a la Casa Provincial y prosiguió su trabajo de formación del laicado obrero.

En 1995 fue nombrado vicario en la parroquia de la Merced, en Antofagasta, encargado de la capilla Espíritu Santo y de los talleres bíblicos en la diócesis. En 1996, Mons. Infante, arzobispo de Antofagasta le confió, por 3 años, la responsabilidad del Departamento Pastoral de la Catequesis. Es también uno de los responsables del proyecto diocesano de 4 años, lanzado por el Arzobispo para luchar contra la ignorancia religiosa, organización muy apta para dar a conocer el contenido del Catecismo de la Iglesia Católica. Ha organizado muy bien la Pastoral Juvenil en la Capilla Espíritu Santo, igualmente la Catequesis Familiar de la Primera Comunión. Sigue preocupado de la defensa de los derechos humanos. Ha sido delegado de los oblatos de Chile, a varios congresos oblatos realizados a fuera de Chile.

Desde el año 2005 se integró a la Parroquia San Pablo, sector de la Bonilla, zona norte de Antofagasta. Se ocupó de acompañar la Comunidad del Santísimo Sacramento.

Además trabajó pastoralmente en el Colegio de la Divina Pastora, acompañando a los niños y niñas juntos a sus padres en el proceso de formación humana y cristiana.

En una carta dirigida recientemente al Provincial, por el Consejo Pastoral de la Capilla Santísimo Sacramento, dicen de P. Angel, “Él es,…nuestro sacerdote, guía, amigo y hermano, quien ha entregado una vida de servicio a los más débiles, a los más pobres, mediante la defensa de sus derechos, con respeto, tolerancia, pero por sobre todo, con acogida fraterna, como hermano en Cristo Jesús, valores que han acompañado su trabajo con nuestra comunidad católica.”

El P. Ángel de 73 años de edad ha entregado 36 años de servicio misionero en Chile.

Demos gracias a Dios por el regalo de la persona de P. Ángel en nuestras comunidades.

Wladimir

4 comentarios:

  1. Que descanses, Ángel. Quedas en el recuerdo cariñoso y agradecido de muchos.
    Y un abrazo y saludos, Wladi y a toda la comunidad oblata.
    Miguel Bravo D.

    ResponderEliminar
  2. QDEP padre angel.

    De el me quedaron muchos recuerdos bonitos fue una persona completamente buena todavia no puedo imaginar que esta muerto no lo puedo creer.
    PERO LO UNICO QUE ME DA CALMA ES QUE EL YA NO ESTA SUFRIEDO...

    Angelito amigo diosito esta con tigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Angel, mi paisano de Quintana, descansa en paz. Acabo de leer tu obituario 17/12/2011 y veo que puedes decir con
    Pablo: bonum certamen certavi, cursum consumavi ... Echo de menos que no se diga nada de tu hermano Valentín. Mis saludos a los dos. Arsenio Rey Tejerina

    ResponderEliminar
  4. Un gran Soldado de Cristo, Padre Ángel (Q.E.P.D.)
    Me tocó conocerlo en la Capilla Espíritu Santo, para luego pasar tres años junto a él en el Colegio Divina Pastora. Siempre fue cercano a los niños, y entregaba a ellos la Palabra de Dios. Recuerdo verlo muchas veces jugando al escondite con niños de segundo básico.
    Personalmente, fue una persona que me hizo ver el mundo de otra manera. Siempre tenía un sabio consejo que dar, y estaba siempre dispuesto a confesarme. Con él hice mi Primera Comunión (Colegio Divina Pastora), y gracias a él soy parte de lo que soy hoy.
    Muchas gracias, Padre Ángel, por todo lo que hizo en vida TERRENAL, y por el legado que dejó tras ella. Ahora, a disfrutar de un merecido descanso al lado del Padre, en una Vida Eterna llena de gozo. Realmente se la merece.
    Sebastián Leal Ortega.

    ResponderEliminar