miércoles, 8 de noviembre de 2017

Compartiendo los proyectos realizados en 2016 y 2017

La Procura de las Misiones nos hace partícipes de los últimos proyectos realizados hasta la fecha. En concreto los realizados en el durante los años 2016 y 2017.


Con toda esta información nos podemos hacer una pequeña idea de la gran labor que se lleva a cabo gracias a la colaboración de tantas personas. La Procura de las Misiones se muestra así como una magnífico canal para hacer llegar la ayuda a donde más se necesita.













domingo, 5 de noviembre de 2017

Experiencias desde el Viaje Misionero (2)


Empecé el viaje con miedo a que las expectativas que había ido construyendo en mi cabeza me impidieran ver la realidad o disfrutar del viaje todo lo posible, y con miedo a volver sin que una semilla hubiera germinado en mí; sin embargo, puedo decir con seguridad que a medida que iban pasando los días todos esos miedos se fueron disipando hasta desaparecer totalmente.

Hoy, varias semanas después de volver, habiendo tenido tiempo para reposar todas las impresiones y con la perspectiva otra vez clara y objetiva, estoy convencida de que no ha sido un viaje más, como el que puedes hacer con tus amigos en cualquier momento, sino que la perfecta combinación entre la convivencia dentro del grupo de voluntarios  y la convivencia con el pueblo senegalés, así como de todas las experiencias y situaciones en las que nos hemos visto plenamente sumergidos, han abierto en mí miles de pequeñas ventanas por las que observar e interpretar las cosas desde distintos puntos de vista.

Inés Rodríguez Fernández 



Sencillamente perfecto. Tiempo de descubrir, de conocer, de compartir, de dar y de recibir. Días en los que hemos descubierto otras formas de vivir, radicalmente diferentes y al mismo tiempo esencialmente iguales. Asombrados por la grandeza de la vida y todas sus posibilidades. 


Hemos aprendido a hablar mucho más allá del lenguaje; el amor es el idioma del alma. Pon amor en las cosas que haces y las cosas tendrán sentido. Gracias a esta frase, a concebir el viaje de forma sencilla, con gratitud, el grupo ha conseguido sacarle partido a todo lo que se presentaba en el camino, todas las sorpresas, tanto positivas como negativas. Esta es la mejor forma de viajar en grupo.

Senegal, el pueblo de la teranga que tanto nos ha enseñado. Un pueblo, una sociedad, con una forma de vivir alucinante, muy bonita, muy sencilla, muy de verdad. Estar con ellos tantos días nos ha permitido aprender mucho más de lo que podríamos haber imaginado al principio, y sobre todo, a cambiar el punto de vista en muchísimos aspectos. La forma que tienen de concebir la vida, de vivir empapados de respeto, su pensamiento colectivo, de fraternidad con todos sin importar religión, etnia o país, su forma de vivir en contacto con la naturaleza, con los animales, con la vida y muchas más cosas han sido fuentes de inspiración para un grupo que sin duda jamás olvidará el regalo tan bonito que se nos otorgó un 19 de Julio de 2017 al entrar en Senegal.

Sergio Lagarde Cabañero



Llegué a esta tierra intentando vaciarme de todo lo que conmigo venía de occidente, del norte, para dejarme pintar y moldear por las gentes de África una vez más. Sorprendido y desbordado por tantos acontecimientos cotidianos que llenaron mi Vida en este viaje a Sunugal, estoy emocionado por el sabor que me ha dejado en el corazón.

Ha sido un recorrido singular, con requiebros en su trazado inicial, con incertidumbres, tiempos llenos de miradas y acciones, y tiempos muertos de espera. De lo planificado queda un tercio, y gracias a los márgenes para la aceptación y la revolución de todos nosotros, la senda finalmente andada no la encuentro mejor.

El balance entre el dar y el recibir de esta experiencia se inclina definitivamente hacia el recibir. Es un buen camino para darse cuenta de que aquí, en África, uno recibe más de lo que puede dar, por más que me empeñe en pensar o llevar materiales, juegos, dinero,…. La teranga o acogida senegalesa tiene un abrazo tan grande como el río Casamance y es tan cálida, constante y respetuosa que construye una fraternidad sólida no sólo entre ellos, sino también entre quien con ellos sube a su barca -a “su nugal”, que en wolof, la lengua nacional, significa nuestra barca.

Juan J. López Jiménez

sábado, 4 de noviembre de 2017

Experiencias desde el Viaje Misionero (1)


Esta experiencia me ha permitido tener la oportunidad de conocer otra realidad, abrir los ojos y mirar cara a cara la situación de otras personas, empapándome de su cultura. Salir de esos terrenos en los que uno se encuentra cómodo, porque los conoce, los entiende y los domina, puede volverte más permeable, más capaz de dejarte convertir, más abierto a dar y recibir.

Hemos sido conscientes del contexto en el que nos adentrábamos y nos hemos descalzado para mojarnos del espíritu senegalés de fraternidad y amistad. Aunque a menor escala, con mi grupo me he sentido reflejo de esa teranga.

La sensación que me queda es que el viaje no termina, de hecho, acaba de empezar. La realidad de aquellas vidas ligado al profundo sentido de la teranga me ha ayudado a reordenar mis propios horizontes y a desvanecer cualquier posible frontera existente con los márgenes. Ahora nos toca ayudar a hacer visible lo que para muchos es invisible.

David Hernández Pedregal



El surrealismo y la magia que han rodeado cada una de las experiencias allí vividas no deja lugar a dudas: nuestro tiempo en la tierra de la Teranga ha transcurrido en una dimensión paralela. 

Había también gente, gente maravillosa que nos ha abierto las puertas de su casa y de su corazón. Gente que nos ha prestado sus ojos para ver lo que antes no podíamos, sus zapatos para andar los caminos que antes eran imposibles y sus manos para tocar los djembés que creíamos mudos. Nos dieron tantas, tantas cosas, que probablemente nunca podamos devolver ni la más mínima parte de lo recibido.

Para vernos, nos dejaron también espejos. En ellos se reflejaron nuestras ridículas manías y preocupaciones, las deformaciones de un mundo encorsetado por la tinta y el metal.

Nos dio vergüenza mirarnos, aunque no todo fuera malo.  Desviamos la vista de los espejos para mirarnos entre nosotros y descubrir lo que crecía bajo el moreno acumulado en días de sol y sudor. Amor, madurez, comprensión. Una piel nueva creció, aún crece, bajo la corteza del mundo antiguo. Desde dentro, una nueva persona empuja, regada por el jugo de mango y el agua de Casamance. Lo que empezó entre baobabs y plantaciones de Mijo continúa ahora entre olivos y sierras nevadas. 

Mi experiencia, nuestra experiencia en Senegal va acompañada de un gigantesco signo de interrogación. Nos persigue cada día: en el coche, cuando un Santa Claus nos vende pañuelos desde el otro lado de la ventanilla; en la calle, cuando una mano desconocida se tiende dubitativa hacia nosotros; en casa, cuando las noticias hablan de tierras lejanas y desconocidas. La pregunta es eterna: ¿Qué podemos hacer nosotros? La respuesta está en el camino, el que nos queda por recorrer. Quizás la respuesta sea el camino.

Francisco Palma Arco

viernes, 3 de noviembre de 2017

VIAJE MISIONERO AL PAIS DE LA “TERANGA”




Este viaje se realizó del 19 de Julio de 2017 hasta el 22 de agosto e impactó en la vida de 8 jóvenes estudiantes, llenos de energía que eligieron pasar su verano en Senegal, el pueblo de la teranga, que significa acogida, para vivir una de las experiencias misioneras más bonitas de sus vidas. Esos valientes misioneros son:


Marta Léndaro Martín-Moreno, Alejandro Ballesteros Barnie, Sergio Lagarde Cabañero, Carlos Lagarde Cabañero, Inés Rodríguez Fernández, David Hernández Pedregal, Fran Palma Arco y Juan J. López Jiménez. 

El grupo de jóvenes españoles con Jean Marie Sene, omi

Descripción general del recorrido

El grupo ha tenido como organización de acogida los Oblatos de María Inmaculada, representados por Jean Marie Sene, un oblato en misión en España desde hace 4 años, y que está estudiando  también el master en la facultad de teología de Granada.

Nos hemos asentado principalmente en 3 zonas:

Dakar (capital de Senegal): donde nos hospedábamos en la casa de formación de los Oblatos, conviviendo con los hermanos de la orden (Padre Maurice y Padre Claudio) y que ha sido el punto central al que ir antes y después de cada contacto con las realidades más intensas de nuestra experiencia allí.

Elinkine (Casamance, al sur de Senegal): es donde hemos pasado la mayor parte de nuestro tiempo. Por la acogida de la gente de allí y la cantidad de actividades que se pueden hacer (campamentos con los niños en el pueblo, encuentros con las familias y los jóvenes, misiones en las islas, compartir celebraciones con los monitores, visitas a las regiones de alrededor, etc).

Nghel (Diourbel, una región del centro-oeste de Senegal): es el pueblo de Jean Marie Sene, en el que hemos convivido en su propia casa como parte de su familia.

En resumen, hemos tenido la oportunidad de convivir con personas que viven en zonas de costa y en el interior. Dos enclaves que nos han ofrecido un contraste muy interesante en lo que se refiere a costumbres, alimentación, condiciones de vida, etc. y que sin duda recomendamos para posteriores experiencias de voluntariado, por los vínculos fraternales ya establecidos y por las posibilidades que nos ofrece cada una de estas regiones en cuanto a proyectos humanitarios e intercambio humano.

En Elinkine,  jugando un partido de futbol con los jóvenes
tras una jornada de compartir experiencias y hablar de la inmigración



Misión en la isla de Oubroung, aquí estamos cantando el "Chuchua" 
que tanto ha unido a los niños y a los monitores y tantas risas ha traído.

Además, tuvimos un fin de semana de experiencia con los jóvenes de Elinkine. Con ellos, pasamos dos grandes días en los que conversamos, comimos juntos, compartimos, jugamos un buen partido de fútbol e hicimos un pequeño coloquio para hablar del tema de la inmigración, de los dos puntos de vista a un lado y al otro, desde España y desde Senegal. Liderados por Juan, cada uno iba contando su experiencia o punto de vista sobre la situación actual en cada país.

Grupo de niños del campamento de Elinkine, foto al inicio del campamento.

Palabra final

Sencillamente, gracias a todos los que hicieron posible sobre todo a Caritas Granada, a los Misioneros Oblatos de Senegal, de España y de todo el mundo por hacernos descubrir su Carisma misionero. 

En wolof: “Djereudjef y Dieuredjef”

martes, 31 de octubre de 2017

Grata visita


Con alegría compartimos la visita misionera de este fin de semana.

Durante los últimos días del mes de octubre, mes de las misiones, hemos podido disfrutar de la compañía del Procurador de las misiones, P. Adriano Titone y del hermano Benoit, misionero oblato de Senegal que trabaja en Farim, Guinea Bissau, como enfermero profesional.


Tenían una agenda muy cargada porque ninguno queríamos perdernos un testimonio de tanto valor. Ha visitado a las comunidades oblatas de Aluche, Diego de León, Pozuelo y a las misioneras oblatas.


El hermano Benoit nos ha contado cómo se vive la salud en África, en concreto cómo se tratan de paliar los problemas de la desnutrición infantil en el centro nutricional pediátrico Emanuele en el que trabaja desde su inicio hace 10 años. Sus exposiciones han sido conmovedoras sin duda.
Al mismo tiempo, ese testimonio ha estado combinado con el del viaje misionero. Belén, Katha y Susana también han podido ver y colaborar con este proyecto durante el mes de agosto.

Hoy mismo el hermano Benoit, regresa a Guinea para continuar su labor. Se lleva nuestra admiración, apoyo y, sobretodo, nuestra oración. 

Gracias por hacer la misión con nosotros.

Procura de Misiones OMI España