viernes, 2 de noviembre de 2018

Comunidad OMI: en la tierra y en el cielo


La fe cristiana en la resurrección de Cristo nos hace vivir cada año un momento entrañable: la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos.

Unidos a la gran familia de la Iglesia los oblatos españoles se dan cita, física o espiritualmente, ante dos tumbas del cementerio de Pozuelo de Alarcón para dar gracias a Dios y pedir por los oblatos ya fallecidos.


Unos momentos de silencio, cargados de elocuencia, un breve responso, lleno de fe y esperanza en la resurrección, y un intercambio de palabras de recuerdos sobre los hermanos que descansan ya en el Señor, llenan de sentido el encuentro de las dos grandes comunidades oblatas: la del cielo y la de la tierra.

Antes, participación concelebrada en la multitudinaria eucaristía de todo el pueblo de Pozuelo. Más de 600 personas unidas en la oración por sus seres queridos.

¡Dales Señor el descanso eterno y brille para ellos la luz perpetua! ¡Descansen en Paz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario